• Viajero Errante

Copy markets, el mundo del regateo.

Actualizado: 6 de sep de 2020

En nuestro planeta, a mi parecer, hay una infinidad de mundos paralelos, y hoy les vengo a contar sobre uno de estos.

El país con mayor cantidad de habitantes del mundo, donde pareciera que sus regiones son países diferentes al haber muchísimas diferencias, tanto en idiomas, culturas e historia. Este mundo que me parece paralelo, es más conocido como China, el gigante asiático.


Creo que le dedicaría 5 años de mi vida a solo recorrer este país, me llama mucho la atención y tiene mucho por mostrar. He ido ya dos veces y sueño por volver una tercera, a empaparme de su cultura, su amabilidad y sus curiosidades.

Como muchos sabrán, China es el experto en réplicas, imitando productos de todo tipo y bajando considerablemente los precios exorbitantes de estos mismos. La gran ciudad de Shanghai no se queda atrás con este tema, ofreciendo una infinidad de réplicas (buenas y malas) a precios muy baratos, pero para obtenerlos hay que hacer algo importante, regatear.

Escuchando durante años los viajes a china de mi padre, soñaba todas las noches con algún día conocer este lugar. Cuando me contaba sus historias se me iluminaban los ojos, y cuando supe que era un mundo de regateo, se me iluminaron aún más.

Fue así, después de mucho tiempo, que llegó el día tan esperado. Ahí estaba yo, sentado en un avión por el que estaría las próximas 16 horas (para luego tomar otro de unas 13 horas) con una ansiedad incontrolable, sin poder creer que realmente estaba cumpliendo este sueño, hasta que llegué.

Luego de tantas historias sobre los “copy markets” tenía que vivirlo en carne propia, por lo que partimos a este lugar y luego de un rato me encontraba frente a varios edificios. Lo que no sabía, es que estos no eran de oficinas, sino que eran centros comerciales llenos de productos imitados.

Para que se hagan una idea, deben ser unos 3 edificios juntos de varios pisos, con una tienda pegada a la otra donde todos venden productos muy parecidos, es como para quedarse horas vitrineando. Al haber tanta oferta cada vendedor tiene que encontrar una forma de atraerte a su tienda y no perderte como cliente, y es así como cada una de esas personas hará todo lo posible por cautivarte y ofrecerte sus productos.

Te persiguen, te cuentan historias, te inventan otras sobre sus ventas y te logran cautivar, es algo inevitable, la magia de las ventas.

En un principio no tenía pensado hacer ninguna compra y solo mirar desde lejos, sin hacerle ilusiones a nadie. Se me acercaban, nos reíamos pero yo seguía mi camino, sin dejarme engatusar (convencer) por ninguno de ellos. Todo iba bien hasta que escucho un "Hola!" y quedo en shock, ¿Habré escuchado bien?, pensé. Y fue así, escuchando mi idioma natal al otro lado del mundo como me fue inevitable dar una vuelta a mirar, y ahí estaba él, un vendedor que decía "hola" en todos los idiomas posibles para cautivar a los compradores, fue así que no pude evitar entrar a la tienda y empezó todo lo que tanto había esperado, el regateo por medio de señas, risas y números, casi sin palabras del mismo idioma de por medio.

Copy Market Shanghai

En un lugar como este, donde abunda el consumismo, es casi inevitable hacer varias compras, y justamente este fue el caso. Figuraba yo y él, mostrándome y ofreciendo cuantos productos te puedas imaginar, de todos los estilos y precios, una variedad impresionante. En estas tiendas tienen excelentes precios, pero claramente a los extranjeros les cobran tres o incluso cuatro veces el precio real, por lo que es bastante difícil obtener el precio que estamos buscando. Lo que él no sabía, era que yo ya estaba advertido sobre este tema y claramente no iba a pagar el precio que me estaba ofreciendo.

Luego de mirar y conversar un buen rato, me interesé específicamente en unos parlantes Bose, tenían buena pinta y partimos a acordar el precio.

*No me acuerdo exactamente de los precios, por lo que pondré números aleatorios para hacer una idea de la venta*


Tomé un parlante y llegó a saltar de felicidad, le pregunto el precio haciendo señas con mis manos y me muestra la calculadora, quería cobrarme 400 yuanes (57 dólares) por el parlante y me salió una pequeña risa, había empezado el regateo. Agarré la calculadora y escribí 150, se le desfiguró la cara y me dice que no, que estaría perdiendo dinero (claramentente no era así) y me quita la calculadora para escribir un nuevo precio, ahora el valor del parlante había bajado a 350 yuanes. Le digo que no, medio enrabiado ya que sabía que ese valor no estaba ni cerca de ser el real y me estaba viendo la cara de inocente. Agarro nuevamente la calculadora y nuevamente escribo 150, un valor cercano al que estaba dispuesto a pagar, pero aquí cambió radicalmente la situación, se enojó diciéndome que lo estaba haciendo perder su tiempo, guarda el parlante y se sienta con cara amargada a comer sus tallarines. A mí me dió un poco de nervios, pensé que realmente lo había hecho mal y estaba abusando con el precio, pero luego de tantas historias y advertencias decidí seguir, y estaba en lo correcto, ya que todo ese enojo era parte del show de venta, realmente son actores profesionales.


Dicen que si logras hacer "llorar" al vendedor de los fake markets significa que lograste acordar el precio real.

Me armé de valor y volví a agarrar el parlante, pero ya sabiendo que no me iba a aceptar los 150 yuanes agarré dos, diciéndole que le pagaba 150 por cada uno, fue aquí donde rápidamente le salió una sonrisa de oreja a oreja olvidando el “enojo” por el que lo había hecho pasar. Partimos nuevamente la venta y me pasa la calculadora con el número 320. Creyendo que lo había logrado le pregunto, “320 yuanes por los dos parlantes?”, a lo que suelta una gran carcajada y me dice que eran 320 por cada uno. Aumento la oferta y le digo que quiero comprar tres parlantes, se le iluminan los ojos y me baja el precio a 230 por cada uno luego de regatear un rato.


Todavía no estaba ni cerca de lograr el precio que tenía pensado, le digo que era mucho dinero y salgo de la tienda lentamente y así darle unos minutos para pensar. No alcanzo a salir de la tienda, siento una mano en mi hombro y el vendedor diciéndome "amigo, amigo". Había bajado el precio a 210 yuanes al ver que me iba a perder como cliente, nuevamente escribo los 150 yuanes en la calculadora y le muestro el dinero en efectivo para acelerar la venta, me agarra los brazos y con una cara de pena me dice que me los vendía a 180 si llevaba 5 parlantes, diciéndome que era el último precio y que ya estaba con pérdidas. Lo miro y le digo que no, que era mucho dinero y me voy de la tienda nuevamente, al ver que no me había seguido vuelvo y le digo “ok, llevo cuatro parlantes a 150 cada uno” pero me dice que no, salí nuevamente pensando que ya había perdido la venta hasta que iba a unos 15 metros de la tienda a punto de entrar a otra y escucho un grito, era él, llamándome nuevamente a su local dispuesto a ofrecer cuatro parlantes por 180 cada uno.


Saco dinero en efectivo y con un tono firme le digo que le compro cuatro parlantes a 150 yuanes cada uno pasándole los billetes en su mano, finalmente había logrado mi objetivo. Me los envuelve y me da un abrazo con risas de por medio, "eres bueno amigo", me dice. Me despedí y me fui.


Fue así, luego de unos 50 minutos que había logrado bajar de 400 a 150 yuanes, una diferencia de 36 dólares. Para ir a los copy markets hay que disponer de tiempo, mucha paciencia y humor.

Este no fue el único caso, me tocó vivir todas las emociones que te puedas imaginar para lograr un buen precio, incluso comprando un buda de souvenir la vendedora de la tienda sacó lágrimas reales, diciendo que estaba perdiendo dinero.


Ya saben, si van a estos lugares jamás acepten el precio que les dan en un principio y prepárense para todo, son verdaderos actores y hacen unos shows de película, aguanten!


Datos importantes:


1- Una vez que el vendedor toma tus billetes la venta está cerrada, no puedes arrepentirte ni bajar la cantidad comprada. Es muy importante que lo sepas ya que si cancelas la compra después de esto la situación puede terminar mal, generando un momento conflictivo.


2- Es importante llevar el dinero en billetes ya que si pagas con tarjeta no hay opción de regatear el precio, y si lo logras será una baja mínima.


3- Hay variados copy markets que se enfocan en distintos públicos. Hay de tecnología, joyas, ropa, juguetes, entre otros. Averigua donde está el de tu interés.

42 vistas0 comentarios

©2020 por Viajero Errante. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now