• Viajero Errante

Locura amazónica. Mi viaje a Iquitos!

Uff, solo con pensar en mi viaje al Amazonas se me empiezan a trabar las palabras, se me cruzan muchísimos pensamientos y no sé ni por donde empezar. No logro encajar a esta ciudad en una frase, solo puedo describirla en varias palabras, no sé por qué no soy capaz de hacerlo, pero dudo que sea el único, ya que amazonas es realmente un mundo paralelo.


Medio de transporte amazónico

Desde que escuché por primera vez sobre este lugar, inmediatamente pasó a ser un sueño por cumplir, una meta por lograr. Pasé años investigando sobre este destino, su flora, su fauna, su gente, su cultura, cual era la mejor forma de ir, si ir a un lodge o acampar, si es una ciudad amigable, si valía la pena pasar por la ciudad o era mejor ir directo a la selva, cual era la mejor época. Estos y muchos otros interrogantes fueron los que se me pasaban por la cabeza imaginando y soñando mi futuro viaje por cumplir. Sinceramente creo que es uno de esos lugares que hay que conocer por lo menos una vez en la vida si se tiene la oportunidad!

Después de investigar mucho sobre el destino, ver muchísimas agencias y contactar a otros viajer@s que habían ido, decidí ir en un viaje con Tere Abumohor, una viajera que lleva muchísimos años viajando al destino y que hace viajes grupales, pero no cualquiera... Viajes que realmente no son al estilo tradicional. Sin duda fue lo mejor que pude haber hecho, la recomiendo una y mil veces!


El viaje fue algo así, tomé un vuelo a Iquitos con escala en Lima y llegué al "aeropuerto" de la ciudad, la entrada a la inmensa selva amazónica, y pongo entre comillas "aeropuerto" porque es lo más lejano a uno tradicional, un edificio diminuto con una sola pista de aterrizaje, lleno de mosquitos, calor y selva por todos sus alrededores. Esta fue la primera impresión que tuve. Salgo del aeropuerto y estaba lleno de personas con sus TukTuk (una especie de moto que se usa como taxi) ofreciendo llevarme a la ciudad, una locura. En esta ciudad pareciera que no hay leyes, se respeta poco el tránsito y se ven una infinidad de tuktuks esquivando los pocos autos que hay para poder ir más rápido, fue imposible que no se me viniera a la mente el estilo de vida en Vietnam, es como una copia sudamericana. Pasa el primer día y vamos al Mercado de Belén, un loco mercado donde se vende literalmente TODO lo que se puedan imaginar, la gente te trata como uno más, incluso un señor me quería presentar a su hija! jajaja. Un lugar donde abundan las risas, los gritos y la amabilidad, creo que tan solo recorrer este mercado es una gran experiencia donde sientes como si estuvieras en los mercados de Asia. Una infinidad de puestitos vendiendo frutas, verduras, medicinas naturales, afrodisíacos (por montón), tabaco y muchas cosas que es difícil saber que son. Pareciera que no hay límites en este mercado, hasta me encontré un mono en el puesto de unas señoras. ¿Un mono? Sí, un mono! Está prohibido tenerlos en cautiverio, pero donde abunda el caos es bastante fácil pasar desapercibido, nos contaron que hasta vendían cocodrilos para atraer turistas!


Probando el suri!

Seguimos recorriendo la ciudad y por cada paso que daba más me impresionaba, locura por todas partes, pero no invasiva, al contrario, era como si se complementara a uno. Mucha vida callejera, ventas, gente bailando en las calles, pintando, caminando o simplemente disfrutando su tiempo libre, era como si no existieran las preocupaciones, los horarios, nada. Solo disfrutaban y vivían a su propio ritmo.


Van pasando los días y seguíamos conociendo tanto de este mundo paralelo, lleno de mercados, animales, naturaleza y mucha buena onda. Nos encontrábamos en el puerto de Iquitos para ir a la isla de los monos, un embarcadero donde también venden de todo, pescados frescos a la venta en plásticos sobre el suelo, incluso me encontré con una cabeza de cocodrilo. Como te podrás imaginar no es lo más higiénico del mundo, pero sí es ultra barato para comprar lo que sea necesario. Aquí nos encontramos con algo muy esperado, el suri! Una larva que proviene de la madera, un manjar amazónico! Bueno, un manjar para ellos, porque la verdad no era muy rico jajaja. En general lo hacen asado, pero también los tienen vivos en baldes para demostrar que están frescos, los probé asados y vivos, asados son crujientes y bastante sabrosos, pero vivos? Creo que es algo que no volvería a probar. Al meterlo a la boca sientes como se mueve y al morderlo sale todo el pus que tienen adentro, solo acordarme me da escalofríos! Aún así recomiendo vivir la experencia.


Un monito curioso!

Bueno, pasemos a hablar sobre la selva, ya que todos los datos e imperdibles los puedes encontrar en el otro post del blog sobre amazonas, no dudes en leerlo!

El río amazonas y su selva, también conocida como el pulmón verde del planeta genera alrededor del 16% del oxígeno producido en todo el mundo, abarca nueve países, tiene una flora inigualable (y desconocida) y más de 1.000 especies de animales, con un 10% de la biodiversidad mundial!

Los paisajes y experiencias que viví en este lugar fueron increíbles, una cantidad de animales salvajes que nunca pensé que podría ver, recorrer durante horas el segundo río más caudaloso del mundo, recorrer tanta selva y conocer comunidades indígenas. Estuve con una comunidad que vive selva adentro, donde es impactante ver su día a día, ellos viven de la agricultura, turismo y ganadería, tienen solo algunos días electricidad y viven muy alejados en una reserva nacional, a ocho horas en bote del pueblo más cercano. Es muy impresionante ver y vivir todo esto! Aquí es donde me doy cuenta de que tanto materialismo no es necesario, ya que lo más vi en esta comunidad fue la felicidad.


Fundo De Pedrito, un imperdible!

Creo que la selva no es descriptible, hay que ir para poder entenderlo, ver sus atardeceres maravillosos, caminar por ella entre los árboles de Lupuna y disfrutar buscando perezosos u otros animales exóticos de su diversa fauna. Bañarse en el amazonas con sus delfines rosados saltando y divirtiéndose a tan solo metros tuyos, sumergirse en un río que está repleto de pirañas, donde tiras una caña con carne y saltan como si fueran cabritas! Naturaleza tan pura! Escuchar los ruidos de insectos, monos aulladores y tantos otros animales, dejarse impresionar por las noches tan iluminadas por una infinidad de luciérnagas, sentir la paz que este lugar genera y lograr conectarse con la naturaleza. Creo que estas son algunas de las razones por las que se me traban las palabras al pensar en Amazonas, pero sin duda es un destino al que todos debiéramos ir alguna vez en la vida, espero haber podido transmitirlo!

Espero que te haya gustado el post! Si tienes cualquier duda o comentario no dudes en dejarlo en los comentarios! Si te gusta compártelo y sígueme como @soyviajeroerrante en Instagram. :)

40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo